Riocavado de la Sierra

SEDE
ELECTRÓNICA

Todos sus trámites
online
a solo un click

Usted está aquí

Historia

Historia

Riocavado de la Sierra está situada a 1.150 metros sobre el nivel del mar en la vertiente sur del Puerto de Manquillo; posee un término municipal de 4.330 hectáreas, es rico en arbolado y en parajes. El Puerto de Manquillo divide las cuencas de los ríos Arlanza y Arlanzón, además es en términos de Riocavado donde nace el río Arlanzón. La primera referencia histórica hallada de Riocavado de la Sierra data del año 1028 y se presenta en perfecto orden y de, al menos, un siglo de vida. Riocavado nació probablemente a principios del siglo X. Desde las bases de Burgos y Cardeña, e incluso desde el sector de Oca, los foramontanos se encararon con la sierra que separa la cuenca del Ebro y la del Duero. Fue entonces cuando se estableció el condado de Lara, en la familia del Conde Gonzalo Fernández, padre de Fernán González.

El alfoz de Lara se fragmentó en otros menores como el de Barbadillo del Pez, en el cual fue enclavada la villa de Riocavado de la Sierra. Fue una época de vida dificultosa en la Sierra, pero más asegurada que otras frente a las invasiones árabes, aunque la vía romana que desde Clunia alcanzaba el valle del Ebro era de tránsito obligado de los ejércitos árabes. En esta texitura, la villa de Riocavado, rodeada de frondosos bosques poblados de osos y lobos, era una plaza segura. En el año 1028 la reina de Navarra tiene una importante hacienda en Riocavado, localidad sobre la que ejerce una especie de señorío. mediante un documento notarial la reina de Navarra dona los derechos que posee sobre la villa al monasterio riojano de San Millán de la Cogolla; pero no era la reina navarra la única propietaria de bienes en la localidad burgalesa, ya que una escritura del año 1062 revela que otra señora pudiente entrega al Monasterio de San Pedro de Arlanza la hacienda que posee en Riocavado y en otros pueblos cercanos.

Años más tarde, en 1083, el caballero Pedro Fernández hace una donación al Monasterio de San Pedro de Cardeña de los bienes que posee en Riocavado, incluida una propiedad con su labrador para atenderla. Fue este último monasterio el que por más tiempo retuvo los bienes, hasta la desamortización del año 1835. Por otro lado, en la época medieval era Riocavado una disputada población por su riqueza cinegética, siendo además la caza una afición muy extendida. Uno de los muchos monarcas aficionados a la caza escribió incluso un libro en el que explicaba la riqueza de Riocavado; se trata de Alfonso XI, que es su obra "La Montería" decía: Río Cavado es bueno de oso y de puerco (jabalí) en verano. Y se ponen las vocerías (ojeadores) la una desde Zaballa hasta Urjandente; y las armadas (los puestos) la una en Navallana y la otra en Era Grande... Era entonces habitual que las cacerías reales duraran varios días y en ellas, además de los nobles, participaban también cortesanos y gentes de los pueblos serranos. En el Libro de las Behetrías de Castilla (1352) figura la ficha de Riocavado de la Sierra, y según esta publicación la villa correspondía ya a don Pedro Fernández de Velasco, cuya familia llevará los títulos de Conde de Haro, duque de Frías, Condestables de Castilla..., una de las más poderosas de España.

Los Velasco serán dueños y señores de Riocavado hasta el siglo XIX. Por los libros de préstamos y otros documentos, el cronista oficial de la provincia de Burgos, Fray Valentín de la Cruz, apunta que no fue Riocavado una villa poblada en exceso, por ejemplo, en el año 1843 contaba con 194 habitantes, que vivían del monte, del suelo y de las transhumancia ovina; actividades que aún hoy significan bastante en el sustento de la zona. Hay además en este pueblo un elemento muy característico junto a su iglesia, se trata de una olma gigantesca, cuyo tronco demuestra todavía un milagro vegetal.

Scroll top