Minas y Vía Verde

La vida del ferrocarril minero de la Sierra de la Demanda fue muy corta y además fue un gran fracaso.
Todo comenzó cuando Richard Preece Williams (de Manchester) obtuvo en 1895 la licencia para construir un ferrocarril que uniese las minas de la Sierra de la Demanda con Burgos. La intención era trasladar el mineral hasta Bilbao, así como prestar servicio de viajeros. El ferrocarril se construyó en los últimos años del siglo XIX y apenas llegó a funcionar hasta 1904 debido a su escasa rentabilidad.
En 1920 se intentó recuperar el servicio por la compañía Minas y Ferrocarriles de Burgos, que realizó distintas obras, pero también fue un intento que no fructificó..
Las dos locomotoras que quedaron abandonadas en las vías fueron vendidas en 1941, y las vías se desmantelaron poco más tarde.

Riocavado de la Sierra se encuentra en una de las zonas más importantes donde se extraían minerales de hierro, carbón e incluso plata.

La vía del ferrocarril minero permaneció abandonada varios años hasta que en el año 2004 se recuperó el antiguo trazado de la vía del ferrocarril como:

«La Vía Verde de la Sierra de la Demanda»

La Vía Verde de la Demanda comienza en la localidad de Arlanzón y termina en Monterrubio de la Demanda). Son 54 km por bellos paisajes.

Actualmente la “Vía Verde del ferrocarril de la Demanda” es un lugar donde los que la transitan pueden disfrutar de robles centenarios, bosques de hayas y la visión de una fauna autóctona de gran valor  biológico.