Relicario de Santiago Apostol y San Sebastián

El requicario de “S. Jacobi Mai. Apostol y S. Sebastián M”. Se encontraba actualmente en la sacristía y nunca se le había valorado ni estudiado su procedencia.

En las reformas de la iglesia de la década de los 90 del siglo pasado y encontrándose varias mujeres realizando tareas de limpieza en el interior de la sacristía, apareció escondido en un hueco de la pared. De allí paso a una mesa de la sacristía y permaneció en el anonimato hasta que en 2019 se redescubre y se hace una interpretación de su origen y finalidad.

“S, Jacobi Mai Apóstol”,  no era otro que el que actualmente llamamos Santiago de Compostela y en el siglo XVIII estos relicarios eran un privilegio que se daba  desde el Vaticano a iglesias donde este Santo tenía su empadronamiento.  Esas iglesias debían de tener una importancia y prestigio para que se les otorgara estas joyas religiosas. La iglesia de Riocavado de la Sierra era una de ellas y aunque actualmente está dedicada  a Santa Coloma, no cabe duda de que el apóstol Santiago tuviera privilegios en esta pequeña iglesia de origen románico.